jueves, 22 de marzo de 2012

¡Hablad, hablad, benditos!


El equipo de Mel debe quedarse ronco frente al Espanyol.

En una semana marcada por el silencio de la plantilla verdiblanca, y más allá de entrar en el debate de quién fue la lumbrera que parió la idea, la única luz clara que puede verse hoy es que el Betis se ha metido solito en un laberinto. Con la peña medio harta, este breve secuestro, acrecentado por el candado colocado en Los Bermejales,a buen seguro que va a suponer una dosis extra de presión para los futbolistas. ¿Que cuál? La que ellos mismos saben que se derramará desde la grada a poco que una afición fiel y entregada no vea las gotas de sudor resbalar por las rayas verdiblancas de las camisetas.

A la fecha, Pepe Mel y sus hombres son intocables. Han llevado al equipo a Primera División merced a un trabajo inmaculado y, en un curso más bonito que bueno, lo mantienen relativamente lejos de cualquier contigencia. Pero la gente ha olido que el grupo puede ofrecer más de lo que ofrece ante sus iguales y
particularmente, las dos derrotas recientes a domicilio, frente a Levante y Rayo Vallecano, han mosqueado al personal, que, en minutos, podría mudar su habitual pose entregada por una faz con ciertos tintes de beligerancia.

Pero ellos lo han querido y, ante este panorama, sólo cabe asomar por la bocana de vestuarios con el ceño fruncido en señal de responsabilidad y el músculo a tope para ir a cada balón como si fuese el último. En defintiva, se han obligado a hablar sobre el campo. No les queda otra y lo saben.

Fuente: Diario de sevilla

No hay comentarios:

Publicar un comentario

:) :-) :)) =)) :( :-( :(( :d :-d @-) :p :o :>) (o) [-( :-? (p) :-s (m) 8-) :-t :-b b-( :-# =p~ :-$ (b) (f) x-) (k) (h) (c) cheer