martes, 3 de abril de 2012

El juez acepta de manera excepcional que el Betis pague su deuda en diez años

Eduardo Gómez López, juez de lo Mercantil 1 de Sevilla, ha dictado un auto autorizado al Real Betis Balompié las condiciones excepcionales de su convenio de acreedores, lo que le permitirá pagar sus deudas entre ocho y diez años, cuando la Ley Concursal establece un máximo de cinco años. El juez justifica esta excepcionalidad en que el Betis tiene una especial trascendencia en la economía sevillana, ya que su presupuesto de ingresos para esta temporada supera los 40 millones de euros y su inmovilizado inmaterial (marcas, derechos federativos, derechos sobre la ciudad deportiva...) están valorados en 57 millones de euros.
 
 
El artículo 100 de la Ley Concursal establece que la quita de los convenios no podrá exceder el 50% de los créditos ordinarios ni la espera superar los cinco años a partir de la firmeza de la resolución judicial que apruebe el convenio. Excepcionalmente se podrá autorizar la superación de dichos límites «cuando se trate de un concurso de empresas cuya actividad pueda tener especial trascendencia para la economía». 
 
 
El juez Gómez entiende que el convenio del Real Betis Balompié no supera el límite de quita o condonación de la deuda, pero sí supera la espera de cinco años como máximo establecida por la Ley. Como se recordará, el Betis se ha comprometido a pagar en un plazo máximo de diez años, que serían ocho si el club se mantiene en Primera división durante todas esas temporadas. El magistrado ha autorizado las condiciones excepcionales por considerar que «hay suficientes elementos para considerar» que el Betis tiene una especial trascendencia para la economía.
 
 
Entre los elementos que justifican la aprobación de condiciones excepcionales se citan que el convenio tiene por ahora el apoyo del 44,82% de los acreedores —para aprobarse necesita un 51% de respaldo— y que el Betis es el resultante de la conversión en sociedad anónima deportiva de un club fundado en 1907. En cuanto a la propuesta de superar los cinco años para el pago de las deudas, el magistrado opina que está justificada «por la situación de la sociedad, directamente vinculada con los derechos que resultan de la actividad y que cambian, según la categoría en la que se encuentre el primer equipo, lo que justifica un proceso de pago más prolongado». Añade que además hay que tener en cuenta  la realidad social, «que es la de una profunda crisis económica de largo recorrido que provoca que los plazos de recuperación deban proyectarse en el tiempo de forma más prolongada».
 
 
A juicio del juez, la calificación de concurso de especial trascendencia viene dada también por el número de trabajadores del Betis, más de cien, y su masa pasiva, ya que su deuda está muy próxima a los cien millones de euros. Además, destaca que el Real Betis Balompié tiene un presupuesto de ingresos para la presente temporada superior a los 40 millones de euros y que su inmovilizado material (marcas, nombres comerciales, derechos federativos, plaza para el Campeonato de Liga de Primera división y derechos de precario sobre la ciudad deportiva) han sido valorados por un tasador independiente en 57,8 millones de euros, «lo que evidencia el importante fondo comercial del que disfruta el Betis».
 
Otros elementos utilizados por el juez para justificar la excepcionalidad del concurso son el número de abonados del Real Betis Balompié —cerca de 40.000, lo que le sitúa como uno de los seis primeros clubes de España en cuanto a masa social— y el número de peñas béticas que tiene, además de otras 50 peñas fuera de Andalucía y más de diez en el extranjero.
 
 
Como ya adelantó ABC, el próximo 23 de mayo se reunirá la junta de acreedores del Betis para someter a votación el convenio, respaldado por la Asociación de Futbolistas de España (AFE) y la Liga de Fútbol Profesional (LFP), que representan más del 50% de la deuda ordinaria del Betis. Así pues, el convenio sólo afecta a los 41,8 millones de euros de los créditos ordinarios y subordinados —la deuda negociable—, por lo que el Betis tendrá que afrontar la totalidad de la deuda que tiene con acreedores privilegiados (Hacienda, créditos hipotecarios...) y que se cifra en unos 40 millones de euros.

Como acreedores ordinarios, los jugadores cobrarán el 50% de las cantidades que les adeuda el Betis, correspondiendo la otra mitad a la Liga de Fútbol Profesional a través de su particular Fondo de Garantías Salariales. Los jugadores que, como el meta Ricardo, denunciaron al Betis al margen del sindicato de futbolistas, deberán conformarse con la mitad de lo que se les adeuda.

Fuente: Al final de la Palmera

3 comentarios:

  1. Ese juez es bético seguro y si no lo es hay que hacerlo socio honorifico desde ya jaja

    ResponderEliminar
  2. Que pida una excedencia y lo fiche el Betis.
    El porterito Ricardo, se sigue llevando una pasta para lo que hizo. Pero sólo la mitad.

    ResponderEliminar

:) :-) :)) =)) :( :-( :(( :d :-d @-) :p :o :>) (o) [-( :-? (p) :-s (m) 8-) :-t :-b b-( :-# =p~ :-$ (b) (f) x-) (k) (h) (c) cheer